______________________________________________

Il rapporto tra l'alfabetismo e l'analfabetismo è costante, ma al giorno d'oggi gli analfabeti sanno leggere. Eugenio Montale

febbraio 05, 2008

Modigliani y sus maestros - Madrid


La presente exposición aborda el conjunto de la obra de Amedeo Modigliani (1884-1920), desde su llegada a París en 1906 hasta su prematura muerte a los 35 años. Pese a tratarse de una exposición centrada en un único artista, forman parte de ella tanto sus obras más representativas —sobre todo pinturas, pero también esculturas y dibujos— como las de los artistas que formaron parte de su entorno artístico y vital. De este modo, se divide en dos grandes apartados, dedicados a la relación del artista italiano con sus maestros y con sus amigos

Al poco tiempo de llegar a París en enero de 1906, Modigliani se apuntó en la Académie Colarossi y visitó las principales galerías de la época, donde pudo contemplar obras de Gauguin, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Cézanne, Matisse y el joven Picasso. Al entrar en contacto con el ambiente artístico de la capital, no sólo comprendió la inutilidad de su formación académica, sino que chocó con la negación del arte del pasado por parte de la vanguardia emergente. Los primeros años de Modigliani en la capital francesa coincidieron con algunas de las retrospectivas que habrían de cambiar el curso del arte contemporáneo, como las organizadas por el Salon d'Automne en homenaje a Gauguin y Cézanne en 1906 y 1907, respectivamente. En la obra de Cézanne, en particular, Modigliani vio ratificado su interés por los maestros antiguos sin renunciar a un lenguaje plenamente moderno.Son escasas la obras de la primera época de Modigliani que han llegado a nosotros, debido en gran medida a su costumbre de abandonar apresuradamente sus estudios para no tener que enfrentarse al impago de los alquileres. En las obras aquí reunidas vemos cómo el artista italiano intenta forjar su propio estilo asistido por el ejemplo de Cézanne, Gauguin, Toulouse-Lautrec, Munch y Picasso.

Desde antes de su llegada a París, Modigliani había expresado su intención de ser escultor. El ejemplo del arte africano fue un revulsivo en este sentido, y ya en 1908 realizó sus primeros estudios de cabezas y cariátides, inspirados en máscaras africanas. En 1909 Modigliani se trasladó a Montparnasse, barrio que por entonces empezaba a desbancar a Montmartre como centro de la vida artística parisiense. Allí conoció al escultor rumano Constantin Brancusi, quien le animó a emprender la talla directa en piedra. Durante cinco años aproximadamente, Modigliani abandonó casi por completo la pintura y se dedicó a esculpir, primero empleando materiales duros como el mármol y luego piedras más blandas como la arenisca, a las que intentó dotar de un aspecto masivo e intemporal. Su labor como escultor habría de resultar fundamental para la conformación de su estilo pictórico maduro.
Dal 5 febbraio fino al 18 maggio 2008 al Museo Thyssen-Bornemisza a Madrid

Nessun commento: